En el Campus Party 2014, el Banco Central del Ecuador (BCE) presentó su plataforma de billetera móvil para aumentar la circulación del dinero, como alternativa menos costosa y más accesible que las tarjetas de débito impulsadas por el sector bancario. Su objetivo inicial, inspirado en el modelo de la keniata M-pesa, era el de brindar servicios bancarios a aquellos que no cuentan con una cuenta bancaria. Pero las razones más citadas por las autoridades son la necesidad de acelerar la velocidad de circulación del dinero y disminuir el costo anual de $2.000 millones que implica reemplazar monedas y billetes.

¿Qué es el sistema de dinero electrónico del BCE?

El sistema de dinero electrónico es similar a una tarjeta de débito bancaria, con dos diferencias fundamentales:

  1. El dinero está almacenado, por ley, en algo así como una cuenta corriente administrada por el BCE.
  2. Su principal canal de uso es el teléfono celular, mediante USSD, un sistema antiguo de mensajería parecido a los mensajes SMS.

Aunque es una propuesta interesante, luego de 2 años desde su lanzamiento la adopción del sistema de dinero electrónico no despega. Su movimiento total en USD representa tan solo el 15% de las transacciones de consumo con tarjetas de débito del sector bancario.

Screen Shot 2017-09-15 at 6.58.50 AM
Fuente: Asobanca Datalab y El Telégrafo

¿Por qué es una buena idea abrir su administración al sector bancario?

Creo que la principal causa de la poca adopción del sistema de dinero electrónico del BCE es que no es conveniente.

cutlery_01_p
Tan inconveniente como este tenedor-cadena.

El sistema de dinero electrónico sufre de fallas de diseño comunes en las billeteras electrónicas:

  1. El USSD como canal principal de acceso a tu dinero es una mala idea. Hacer un pago o  transferencia puede tomar minutos en comparación con sacar una tarjeta de tu bolsillo.
  2. Para usarlo es obligatorio depositar mi dinero en una cuenta en el BCE que no paga intereses, no genera un récord crediticio ni ofrece otros servicios bancarios.
  3. La aceptación del medio de pago es limitada, la transacción más popular es el retiro de dinero en efectivo, contradiciendo el objetivo principal del sistema.

Estas fallas evidencian la falta de una estrategia de producto por parte del BCE y me llevan a pensar que la poca adopción no se debe a factores políticos ni económicos, sino a las mismas razones por las que ya no vemos películas en VHS.

El BCE, como entidad de control, no tiene ni debería tener departamentos de mercadeo o desarrollo de productos. No los culpo, creo que la agenda política de los administradores de turno los obligó a lanzar y operar un servicio para lo cual no estaban listos.

Para hacer realidad los objetivos iniciales del proyecto y lograr la adopción masiva, es natural pensar en darle paso al sector bancario para lanzar y operar servicios similares. La banca ya cuenta con experiencia en servicios masivos, infraestructura tecnológica y personal capacitado.

¿Cuál es la receta secreta?

La estrategia del sector bancario no debería ser clonar el sistema actual, orientado a forzar al consumidor final a utilizar un determinado tipo de billetera móvil. Si el dinero electrónico va a ser acogido, el consumidor deberá tener opción de escoger el tipo de app que satisface sus necesidades. En el caso de imponer una única solución obligatoria de uso, sin importar quién administre el nuevo sistema, las fallas de diseño seguirán ahí y volvería a fracasar.

A continuación les propongo mi receta secreta para que el sistema de dinero electrónico en el Ecuador tenga éxito:

  1. Eliminar todos los ingredientes actuales y enfocarse en impulsar la tarea esencial del sistema de dinero electrónico: mover dinero de manera segura, simple y rápida.
  2. Agregar el ingrediente secreto: la innovación abierta mediante APIs (Application Programming Interface). Las APIs permiten a terceros desarrollar sus sistemas y soluciones usando la funcionalidad de una plataforma como el dinero electrónico.

Las APIs son el corazón de la innovación tecnológica de los últimos 10 años. Productos como Apple Pay basan sus desarrollos sobre esta estrategia. Las APIs son interfaces para que programas conversen con otros programas.

En el caso del dinero electrónico, la idea de basar el sistema desde un inicio en APIs es que sobre estas se desarrollan canales y aplicaciones sin límites, para todo tipo de industrias, no solo consumidores finales. Por ejemplo, se podría replicar el sistema USSD actual, crear sistemas automáticos de pago de roles de personal, implementar botones de pago y construir cualquier tipo de App Móvil.

Un modelo práctico

En Ecuador hay un ecosistema de empresas fintech que ya construyen aplicaciones financieras integradas básicamente a sistemas de tarjetas de crédito y débito de marcas internacionales (Visa, MasterCard, etc.).

Fintech-Radar-Ecuador_website
Fuente: Finnovista

Este nuevo sistema de pagos permitiría al ecosistema crear aplicaciones y servicios basados en transferencias de dinero locales en tiempo real, sin necesidad de utilizar redes internacionales, lo cual disminuye los costos y facilita su implementación.

El API de dinero electrónico serviría de interface entre el ecosistema fintech y la banca, a través de BANRED, la red que ya maneja transferencias interbancarias actualmente y ha sido probada por años.

Untitled (4)
Fuente: Guapulo.com

Este modelo no es nuevo. En Estados Unidos, Dwolla revolucionó las transferencias de dinero en tiempo real con un API. En el Reino Unido Faster Payments tiene una propuesta similar y agrupa varios bancos. En India, los bancos y el gobierno operan UPI (Unified Payments Interface), una plataforma estándar que habilita productos como Tez, la nueva billetera móvil de Google para India.

En conclusión, la solución a agilitar el flujo del dinero en la economía no es lanzar una nueva billetera móvil, sino ofrecer un API que le permita a empresas y emprendedores innovadores  satisfacer las demandas del mercado de manera ágil y sostenible en el tiempo.


Autor invitado: Eduardo Raad

3 thoughts

  1. Yo iría inclusive un paso mas allá. Todos los bancos deberían dar acceso a las cuentas de clientes a través de un API. Esto permitiría despegar en fintech y banca en el Ecuador. Esto debería ser parte de la agenda digital de los bancos. En Europa desde el 1 de Enero del 2018 esto va a ser una obligación para los bancos. Miren: http://econ.st/2fwHIFp

  2. Concuerdo contigo en que eso sería lo ideal, pero considerando cómo se ha manejado la banca, no tengo mucho optimismo de que vayan a abrir sus plataformas. La Asobanca tiene ideas interesantes al respecto, pero mientras los bancos no estén obligados a proveer APIs, no creo que mucho vaya a cambiar. Mira lo que ha pasado hasta ahora con las plataformas de proceso de tarjetas de crédito independientes. Se han topado con traba tras traba.

  3. La regulación va a seguir al mercado. En unos pocos años, la competencia se va a encargar de cambiar esto. El primer banco grande del Ecuador que voluntariamente se abra, se come al resto. Y esto es el mercado. Las empresas de fintech van a seguir a al primer banco que cambie, y así se logra que el mercado se abra. Yo creo que es por eso que los europeos le hacen regulación obligatoria, porque quieren que todos estén nivelados en competencia, porque el cambio solo es cuestión de tiempo. La Asobanca tiene que decidir si está a la altura de proponer algo así, o espera a que toda la región tome la posta.

Leave a Reply to Jose D. Villarreal Cancel reply