Esta mañana leí sobre el premio IngeniaTEC que busca apoyar la innovación ecuatoriana ofreciendo contratos estatales a empresas tecnológicas del país. Aunque el papel de los estados para incentivar la innovación privada alrededor del mundo es innegable, me pregunto si en este caso no puede resultar más bien una sentencia de muerte para los ganadores.

Pienso en todas esas empresas de software ecuatorianas que vivieron del estado por años y que ahora agonizan o han cerrado. Pienso también en las empresas industriales más grandes del país que se encuentran al borde de la quiebra por las deudas que el Estado mantiene con ellas.

Chicos ganadores, les recomiendo que sigan regla de oro que me compartió un amigo que exporta software a EEUU: asegúrense que ningún cliente suyo represente más del 20% de sus ventas. A diversificar su cartera de clientes lo antes posible para que este “premio” no se convierta en un martirio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s